viernes, noviembre 04, 2016

Zapateo cubano.





Publicado por Derubín Jácome

En más de una ocasión he comentado sobre la bien merecida fama de bailadores que tenemos los cubanos, de los muchos sitios en que se podía ir a bailar e incluso sobre ritmos, canciones, intérpretes y músicos cubanos, y como llevo tiempo sin que dedique una publicación a este tema, hoy les comento sobre el zapateo.

El “zapateo cubano”, según muchos autores, es un baile cubano de origen español y se afirma que surgió en las zonas rurales, por lo que es lógico se considere música “campesina”. De hecho, en Cuba, recuerdo que solo se interpretaba en algunos programas de este género, como el clásico “Palmas y Cañas”. Y sin pretender hacer una tesis sobre este baile, pues no quiero aburrirles, les comento sobre el mismo.


Se cree que desde 1550, los primeros colonizadores empezaron a desarrollar en la Isla una afición por bailes que tenían como principal atractivo el arrastrado de los pies o zapateado. De posible procedencia andaluza, se asegura provenía de algunas danzas de influencia celta en Europa. Otros historiadores e investigadores le atribuyen una raíz canaria.

Alejo Carpentier en su libro “La música en Cuba”, considera que los primeros indicios de la aparición del zapateo en la Isla, datan de principios del siglo XVIII, aunque no fuera hasta la segunda mitad del siglo XIX cuando alcanza su mayor auge. También afirma que no se convierte en un baile representativo de la cultura cubana, hasta las primeras dos décadas del siglo XX.

En un artículo de la revista “La Charanga” Tomo 2, Núm. 21-25 publicada en La Habana en Octubre de 1858, encuentro:
“…al oírlo se entusiasman y alegran de tal manera que olvidando una sus desventuras y el otro su elevada posición social, se ponen, sin dárseles un bledo por el qué dirán, a bailar el zapateo, entonces, todo el mundo se arrebata…”

En cuanto a considerar su surgimiento en las zonas campesinas, el musicólogo cubano Rolando Antonio Pérez expone que durante los siglos XVI, XVII y XVIII se manifestó en Cuba una tendencia hacia el poblamiento de las zonas interiores y hacia la ruralización de rasgos hispánicos… “que antes tuvieron por sede las ciudades”.

Es decir, que el proceso de evolución del zapateo comienza en los medios urbanos, y es después que se expande hacia las zonas rurales, como proceso natural de poblamiento de la Isla. Es cierto que no estuvo limitado al paisaje urbano, pues entre los campesinos también existió una danza, con particularidades que la diferencia del estilo común a más de una región de América: el zapateo cubano.

Otro investigador e historiador cubano, José María de la Torre, parte de su experiencia personal para afirmar que el origen del zapateo criollo parecía venir de la región española de Castilla la Nueva “… pues al escuchar alguna tonada en La Mancha, creía estar oyendo el lastimero ¡ay! de nuestros campesinos…” Esta afirmación no creo que resulte muy convincente.

La procedencia canaria del zapateo es una creencia arraigada en el pueblo cubano. Parece lógico si consideramos el significativo asentamiento de inmigrantes canarios en los campos de Cuba, donde más se desarrolló este género. Pero este argumento queda descartado porque en la historia de las Islas Canarias no existen referencias a ningún género basado en la improvisación poético musical que pudiera haber servido como punto de partida para el desarrollo posterior de este baile.

Quizás el más sólido argumento en contra de la hipótesis del origen canario del punto sea precisamente que en las Islas Canarias se le llama a este género “punto cubano”, en evidente reconocimiento de su procedencia de nuestro país.

En el libro “Música e historia del Zapateado” del español Guillermo Castro Buendía, aparecen muchas notas bibliográficas de la prensa hispana que no dudan en confirmar la nacionalidad cubana de nuestro zapateo:

Mayo de 1842, “El último adiós”.
…”Con este título hemos visto anunciado en el diario de ayer la última función de la sublime hija del Rhin, que se verificará el domingo próximo. En ella bailará la hechicera
Hada, el “Zapateado Buscapié cubano” que ha aprendido en esta semana …”

Agosto de 1844, “Las bocas de la Isla”
…”Canción nueva con letra muy chistosa que cantará con toda la sandunga gaditana el joven Don Víctor Valencia… Se presentará Dª María Arroyo, con la disposición que le es
natural, bailará el verdadero “zapateado cubano”, que le acompañarán con arpa, tiple, guitarra y güiro.

Sin embargo, no hay dudas de que el taconeo, la gestualidad y, en general, el ritmo asumido recuerda a la intencionalidad “coreográfica andaluza”, según escribió el compositor cubano Sánchez de Fuente.

Existen muchas referencias que, ya consolidada la dominación española sobre sus colonias, empiezan a regresar a España muchos españoles, acompañados de sus esclavos negros, que traían costumbres ya mestizas creadas en el Caribe, sobre todo en la música y la danza. De Cuba les llegarán instrumentos diversos, y algunos se adaptaron a su cultura, como el güiro, calabazo, y la quijada de burro.

El simple instrumento musical cubano llamado “güiro”, no es más que la fruta del árbol que llamamos güira. El fruto tiene forma de calabaza alargada, el que una vez secado, se le hacen varias rayas paralelas consecutivas por uno de los lados y que al frotarse con unas varillas produce el consabido y rítmico sonido que acompaña a la música cubana de todos los tiempos.

El zapateo es un baile de pareja suelta, y su característica más notable es el juego de los pies, alternando la punta y el tacón, paso básico que le da nombre al baile, sin dejar de marcar el ritmo de la música en compás de seis por ocho, con el canto y el palmeo de los participantes.

La mujer, erguida, sostiene su delantal o falda con ambas manos, mientras el hombre se inclina ligeramente hacia delante con los brazos cruzados por detrás a la altura de las caderas, simulando perseguir el cuerpo de la compañera con su cabeza, como hace el gallo con la gallina durante el cortejo de apareamiento. Incluso hay referencias de que los bailadores más experimentados se colocaban cuchillos en los zapatos, imitando espuelas de gallo y haciendo peligrosos pasillos.

El hombre gira alrededor de la mujer, quien trata de no darle las espaldas, por lo que ella va girando sobre su propio eje, acentuando el galanteo masculino y la coquetería femenina. Los dibujos coreográficos son libres y espontáneos, y se presentan otros pasos conocidos como “escobillado” y “floreo”, los cuales puede realizarse con rapidez o lentamente. Ella lo provoca y él culmina el baile colocándole su sombrero en la cabeza o su pañuelo sobre los hombros.

 
En la revista “Sport”, Año 3, Num. 14-16, Enero de 1888, se comenta:
“…En las razas superiores el primitivo objeto de los bailes fué el amor. Amor delicado, que aún suele elevarse dulcemente de los bailarines, moverse con ellos y embriagarlos con plácido calor, en tanto que los arrullan las notas de una música deliciosa. ¡El Zapateo cubano, la Tarantella napolitana, el Frascone toscano, el Walz alemán, la Mazurka polaca, la Rómeka y la Arnauta griega, que son sino bailes de amor?…”
 
Considerado como “baile de guajiros” cayó en descrédito y lamentablemente fue marginado. Y aunque no considero que deba actualizarse o hacerse popular como un baile de salón, tampoco debemos olvidarlo, porque es cubano y forma parte de nuestra cultura y de nuestras raíces. Y, sin dudas, está olvidado, como tantas otras cosas…
CUBA EN LA MEMORIA 22/03/2016.

En la publicación anterior sobre el “zapateo cubano” les cité algunas referencias aparecidas en artículos de prensa de mediados del siglo XIX, sobre este baile que ya para entonces era popular en nuestra Isla. Ahora les publico algunas imágenes de ilustraciones inspiradas en dicho baile y algunas anécdotas relacionadas con las mismas.

La primera y más antigua de estas ilustraciones es “El zapateado”, ilustración de 1840 realizada por Federico Mialhe para su colección “Viaje pintoresco alrededor de la Isla de Cuba”, que consta de 21 litografías, y que el autor dedica al Intendente y Gobernador de la Isla, Claudio Martínez de Pinillos, Conde de Villanueva.


Sobre esta ilustración, a partir de la sexta entrega de la colección, se hizo pública una polémica entre los redactores de dos periódicos “rivales” de esa época; El “Diario de la Marina” y “El Faro Industrial”. En un artículo del 26 de mayo de 1849, el redactor del primer diario citado, sin dejar de hacer pública su admiración por la belleza de las imáges, señala dos aspectos que considera desacertados, exponiendo que no se justifica la utilización del término “alrededor”, en su título, ya que también aparecen imágenes que corresponden al interior de la Isla, por lo que debería haberse utilizado la preposición “en”.

Su otra objeción está relacionada con el título dado a la ilustración “El zapateado”, lo que considera erróneo ya que en la Isla este baile se le conocía como “zapateo”, exponiendo que el término “zapateado” responde a un baile provincial de Cádiz, en España y “zapateo”, al de Cuba. No obstante este periodista justifica al Sr. Mialhe: “…sabemos que es extranjero y esta circunstancia le excusa de la falta de conocimientos de nuestros campos…”

En una segunda nota de prensa, vuelve a insistir sobre sus objeciones, incluyendo nuevos detalles relacionados con el vestir campesino. Afirma que los “guajiros” no usan sombreros de copa chata y de ala ancha, ni botines y que no suelen llevar pañuelo en la cabeza, ni se atan los pies con cintas. De igual modo ironiza sobre el que se encuentra recostado, con blusa, considerando que su apariencia es más francesa que de campesino cubano. Sobre las campesinas, argumenta que ellas no se sujetan las sayas de esa manera.

Otra de las imágenes de esa época relacionadas con el zapateo, la encontramos en el “Album pintoresco de la Isla de Cuba”, editado en 1853 en Berlin, por “Storch & Kramer” y “Bernardo May y Cia”. Las imágenes que aparecen en este obra, están basadas en las originales ilustraciones basadas en impresiones de Cuba, que tuvo su litógrafo original: Federico Mialhe. Fue tal su promoción a lo largo de América y Europa, que algunos autores consideran que la imagen que el público ilustrado, del siglo XIX, tuvo de Cuba fue el transmitido por este grabador.

Estos mapas-litografía coloreadas, que incluyen un recuadro que traza las distancias entre ciudades de Cuba, está además enmarcados por un borde pictórico de diez y seis viñetas que reflejan estampas de mediados del siglo XIX cubano. lustraciones sobre escenas de la vida cotidiana, acontecimientos históricos y lugares importantes.
Representan una muestra de las ciudades, puertos, ferrocarriles y carreteras de nuestro país en esa época, también del cultivo de tabaco, una danza formal, una vista de la ciudad desde el puerto, una pelea de gallos, la toma de el Morro por las fuerzas británicas en 1762, la ciudad y el santuario del Cobre, el huracán de 1846 y una escena de baile “el zapateo”, tema de esta publicación.

Esta obra tampoco estuvo exenta de problemas. Las ilustraciones originales de Mialhe,que bordean este mapa, estuvieron involucradas en un escandaloso caso de la piratería de derechos de autor.

Bernardo May, un comerciante de La Habana, envió los grabados originales de Mialhe a Alemania, para ser reproducidos, sin la autorización de su autor. De regreso a Cuba, las copias serían vendidas a menos de la mitad del precio del establecido para los originales, lo que sin dudas, afectaba las ganancias de su autor original.

Mialhe demandó a de Bernardo May amparado bajo las leyes de “Derecho de Autor” que estaban recién promulgadas. Ante tal situación, Bernardo May negó el plagio, sosteniendo que “… después de todo, damas en carros, vendedores ambulantes, iglesias, monumentos y paisajes eran todo lo que hay a la vista de “cualquier” artista que quisiera pintarlos…

Con este sencillo argumento, el caso fue resuelto a favor de Bernardo May, debido a un tecnicismo. Tampoco habían respetados los derechos de autor al utilizarse, sin su aprobación, el mapa que ocupaba la parte principal y central de las ilustraciones. El mapa también fue pirateado de otra fuente, ya que este mapa de 1848, había sido realizado por José M. de la Torre.

Sin embargo, se consideró que la composición del mapa, con la tabla de distancias y las ilustraciones de Mialhe, era una obra del todo “original” de Bernardo May.

Pierre-Toussaint-Frédéric Mialhe (1810 – 1868) fue un pintor francés que fuera reconocido internacionalmente por las ilustraciones sobre Cuba que realizara durante su larga residencia en la isla, desde 1838 a 1854. Con gran técnica y talento artístico, se supo capturar la vitalidad tropical de Cuba en sus ricamente coloridas pinturas. Muchas de sus obras fueron litografiadas, convirtiéndose en las primeras imágenes de nuestro país que fueran conocidas en el mundo.

Bajo el título “Viaje Pintoresco al rededor de la Isla de Cuba “, publicado Louis Marquier, 1847-8, realiza la carpeta que contenía sus 25 vistas litográficas a color y 2 mapas, en edición original de la que existen pocos ejemplares. Posteriormente sería pirateada en dos ocasiones. En ambas, lo haría el citado editor Bernardo Mayo, que la reimprimió en Berlín por la firma de “Storch & Kramer”, en 1853 y 1855, con el título del “Álbum Pintoresco de la Isla de Cuba”.

CUBA EN LA MEMORIA 23/02/2016

https://www.youtube.com/watch?v=8lqYt13MduY

 
 


lunes, febrero 01, 2016

Descendientes de los dueños del Hotel Riviera exigen compensación a Cuba




Familiares descendientes del fallecido Meyer Lansky, mano derecha del mafioso siciliano Lucky Luciano, reclaman a Cuba una indemnización por la pérdida del hotel Riviera de La Habana, uno de sus tantos negocios.

Lansky, nacido en 1902 dentro de una familia judía en la actual Bielorrusia, era uno de los hombres más influyentes de la isla cuando en 1956 fundó La Compañía Hotelera Riviera de Cuba. El plan era construir el hotel-casino más despampanante de América para seguir haciendo caja con uno de los negocios que el tándem Luciano-Lansky venía haciendo desde hacía largos años en Florida, Las Vegas y ahora, la mayor de las Antillas.

El Riviera y su casino, inaugurados en diciembre de 1957 a todo tren y con una actuación de Ginger Rogers, cumplían con creces el objetivo propuesto y otro más personal para el cerebro financiero de la Mafia: sacarse la espina del fiasco en que los retrasos y sobrecostes habían convertido la construcción del lujoso Flamingo Hotel de Las Vegas, a cargo del pistolero Benjamin Bugsy Siegel, amigo y socio de Lansky.

Las dilaciones y la multiplicación del presupuesto, que pasó de uno a seis millones de dólares, habían sido uno de los temas estrella de la histórica reunión de capos mafiosos celebrada en diciembre de 1946 en el hotel Nacional de La Habana. Aunque Lansky trató de interceder por su colega, se supone que al final los jefes acordaron dar “la orden” contra Siegel, aunque hay otras teorías. El caso es que el hampón apareció muerto a balazos seis meses después de la cumbre de La Habana.

Casi setenta años más tarde, el mismo día del inicio del diálogo sobre mutuas compensaciones entre Cuba y Estados Unidos, Rapoport acudió a The Tampa Tribune a explicar las razones por las que, de momento a través de un abogado de Miami y de “un individuo bien relacionado con el Gobierno cubano”, ha decidido dar la batalla para recuperar lo que su abuelo invirtió y no vio revertir en el hotel y su casino. La edificación le costó unos 8 millones. Y aunque en el año que estuvo funcionando le reportó beneficios, la expropiación dejó a Lansky a verlas venir: “Le faltaron unos seis meses” para recobrarse, dijo Rapoport al diario. “El hotel le fue expropiado por la fuerza. Cuba debe dinero a mi familia”, añadió.

La demanda, entre utópica y excéntrica a efectos de plantearla a La Habana, llega tarde a la Comisión de Resolución de Reclamaciones Extranjeras de EE.UU., que es la que lleva las peticiones de compensación por expropiaciones en Cuba. Este órgano recogió solicitudes hasta 1972 y de 2005 a 2006. Y ahora “no está autorizado a aceptar reclamaciones adicionales”, informa. “Nunca presentamos una reclamación ante el Gobierno porque no creíamos que se fuera a abrir la puerta para negociar. Ahora se ha abierto”, alega Rapoport. Pero de momento lo tiene crudo para entrar en ella.

Representantes de los dos gobiernos se reunieron el 8 de diciembre para, por primera vez, negociar. Las leyes del embargo estadounidense condicionan su levantamiento a un pacto sobre los bienes que por importe de 8.000 millones de dólares unas 6.000 personas y empresas de Estados Unidos reclaman por las expropiaciones.

Después del triunfo revolucionario en 1959, el gobierno encabezado por el dictador Fidel Castro hizo ofertas de compensaciones a las empresas del vecino país y no fueron aceptadas por sus dueños, otros empresarios nacionales y europeos se sentaron a negociar. Algunos tribunales estadounidenses han ratificado la legalidad de las nacionalizaciones.


 
 
 
 
 
 
 

miércoles, enero 20, 2016

Los riesgos de hacer turismo en Cuba.




Entre las quejas que dejan en el sitio turístico Tripadvisor quienes vacacionan en Cuba, la deficiente higiene es un tema frecuente.

Un huésped del hotel Islazul en Camagüey se queja de que, aunque las sábanas parecían limpias, amaneció con picaduras de chinches; otro del Puntarena de Varadero habla de moscas sobre los alimentos, carne de cerdo con mal olor y el reciclaje de las carnes del día anterior en una sopa al día siguiente.

También en el famoso balneario matancero, pero en el hotel Villa Cuba, un visitante se queja de que le dieron “una botella de agua y esperan que te dure toda la semana”, mientras en el balcón las palomas hacían nido y dejaban sus heces.

Pero ninguna de estas reseñas se compara con las del hotel Memories-Paraíso Azul, de Cayo Santa María, en la cayería norte de Villa Clara, donde en julio pasado decenas de veraneantes canadienses desarrollaron gastroenteritis. He aquí algunas denuncias de los huéspedes:

“En la parrilla tenían platos de pollo, pescado y carnes sin refrigerar, apilados unos encima de otros. Todo a temperatura ambiente!

“En los inodoros las heces se acumulaban varios días sin que los limpiaran”.

“La parrilla abierta 24 horas, el buffet, los platos a la carta… todos los alimentos, en mal estado. Lo único consumible eran bolsas de cereal. Agua embotellada, si la consigues, algo extremadamente difícil”.

Los turistas no son advertidos.

Estos testimonios no forman parte de las advertencias (TTA) que hace la Agencia de Salud Pública de Canadá a sus ciudadanos que viajan a Cuba. Acerca de los servicios de salud se les dice que no deben esperar un nivel similar al de su país, pero que en general los servicios médicos cubanos son aceptables, si bien medicamentos y equipos básicos no siempre están disponibles.

Esa deficiencia la sufrió en diciembre pasado la familia de Barbara Johnston, de la provincia de Manitoba, quien falleció pocas semanas después de ser pobremente atendida en el Hospital Provincial “Arnaldo MIlián” de Villa Clara, por un choque séptico que le comenzó en el hotel Meliá-Cayo Santa María.

También advierte el organismo canadiense que los servicios de ambulancia y emergencia cubanos son muy llimitados y la respuesta lenta.

Esta última realidad la confrontó la familia de Elvin Nicholas Anton, un residente de Toronto de 62 años, quien en agosto sufrió un infarto en la playa del hotel Memories Varadero y no había salvavidas disponible para sacarlo del agua. Cuando apareció uno, la resucitación aplicada fue incorrecta. Los paramédicos llegaron a los 30 minutos, y dejaron al hombre, ya cadáver, cuatro horas al sol esperando por el forense.

Un profesional cubano consultado por Martí Noticias, el doctor Eduardo Cardet, médico de la familia en Velasco, Holguín, cree por otra parte que debe existir “una alerta o aviso consciente y consecuente” respecto a la situación higiénico-sanitaria y epidemiológica del país de destino para las personas “que vienen a Cuba atraídas por la propaganda del régimen y las turoperadoras”, aclararles “que Cuba está lejos de ser el paraíso que ven” en esos materiales publicitarios.

“Aquí las condiciones higiénico-sanitarias están muy deterioradas, hay peligro de contraer muchas enfermedades infecto-contagiosas, desde respiratorias como la influenza y la tuberculosis, que se consideraba desaparecida “y está golpeando muy fuerte últimamente”, transmitidas por vectores como el dengue, que ya es endémico y del que “en este momento hay muchísimos casos en el oriente de Cuba y en La Habana”; de transmisión digestiva como la gastroenteritis y el cólera.

El facultativo holguinero se refirió asimismo al silencio o máxima discreción que suele guardar el gobierno cubano en sus medios y en la información a los viajeros sobre la existencia de estos riesgos. “Son muy herméticos en este sentido”, dijo. El turismo es la segunda fuente de ingresos en divisas del país caribeño, después de los servicios profesionales prestados en el extranjero.

La página del gobierno canadiense sí alerta sobre el resurgimiento del cólera en Cuba y admite que, en enero de 2015, Canadá reportó un caso del mal en un viajero que regresó de la isla.

También señaló el doctor Cardet que, si bien en los hospitales provinciales hay salas reservadas para extranjeros “y otras personas de interés”, estas no cuentan con todas las condiciones, sino con un mínimo, y en esos centros existe carencia de personal especializado debido a que muchos especialistas procuran participar en misiones en el extranjero, como una oportunidad para mejorar su nivel de vida.

Publicado en:www.cubaenmiami.com

lunes, julio 06, 2015

Mis clases de piano.

                                        Mi mama tocando el piano, aquí en Miami. 1992.



Las clases de piano.
De mi libro: Fidel me robaste mi niñez.

Siempre me gusto la música, creo que lo herede de mi abuela, ella cantaba muy bonito, conocía infinidad de canciones que en las tardes me ensenaba, yo las aprendía fácilmente, era como si las conociera de siempre.

La recuerdo escuchando junto a mi abuelo algunos pasodobles y también llorando, quizás porque pensaba en su familia o el tiempo feliz, antes de llegar el comunismo que hasta con la música termino.

Había en la casa un solo radio, los demás se los llevo el G2 en sus saqueos,  era verde, de mi mama,  en el escuchaba “La voz de las Américas”,  emisora de USA que  milagrosamente se captaba en la onda corta, por aquel tiempo.  Por cierto, ese radio lo tuvo unos meses en el penal de Guanajay.

En el closet  había muchos discos de esos antiguos, los de pasta negra de 78 RV, esos que hacen ra,ra,ra, pero no teníamos tocadiscos, se lo llevaron los genízaros, junto con las grabadoras y las cintas grabadas, buscando mensajes secretos de la CIA, el FBI o Díaz Lanz (mi tío político), los cuales nunca encontraron, porque no existían tales mensajes. 

La colección de discos era antiquísima, un valioso tesoro que se había escapado del saqueo en los registros del G2.  Todos fueron cuidadosamente colocados por mis abuelos y bisabuela en cajas, a las que se les había colocado alcanfor, como repelente de polillas (que difícil fue conseguir el alcanfor en las farmacias).  También se conservaban las partituras hechas  a mano, por mi tía abuela Celina y dos de puño y letra del compositor cubano Ernesto Lecuona, pues tía Celina, había sido por corto tiempo, antes de casarse, miembro de su coral.

En casa de mi bisabuela por parte de madre, Emilia Perez-Castaneda, también hubo registros, buscaban datos y papeles de nuestra familia, era ella hija de quien fuera gobernador de Pinar del Rio en tiempos de España, sobrina de Tiburcio Perez-Castaneda y Triana, Marqués de las Taironas, ilustre personaje de renombre histórico en Cuba, primo hermano de Vicente Martinez-Ybor, fundador de Ybor City, Tampa, Florida, USA.

A la edad de siete años, mi mama quiso que yo estudiara piano.  Busco una profesora dispuesta a darme clases particulares, yo no podía asistir a la única academia que quedo en pie después de cerrar conservatorios, porque éramos contrarevolucionarias.   La maestra que consiguió cerca de casa, vivía en la Avenida 19, se llamaba María Lola, fue tan cariñosa conmigo, tan paciente, si, es yo era muy inquieta, debo confesar que no me gustaba mucho el piano,  prefería el órgano y la marimba.

Un día de repente en 1969, nos dio la noticia de que le había llegado la salida del país, llore muchísimo, otra persona más que dejaría de ver, quizás por siempre.  No pude recibir por mucho tiempo las clases de piano,  así que me quede con el segundo año de piano aprobado, y medio del tercero.

Fue difícil conseguir otra profesora, casi todas emigraban, las pocas que quedaban, cuando se enteraban que mi mama fue presa política y cuñada de Díaz Lanz, decían que no tenían cupo.  Lógico, tenía miedo relacionarse con nosotras,  aceptarme como alumna era un riesgo grande, quizás estaban esperando la salida del país calladamente, podían negarle el viaje y sabe Dios que más,  hasta acusarla de agente de la CIA,  de enviar mensajes en clave de sol con respuestas en clave de fa, no exagero, es así.  La marcada obsesión de que USA los espía, llega a límites inimaginables.

En casa de tío Hendel,  (capitán retirado del Ejercito Constitucional cubano) había un piano de cola precioso, siempre permanecía cerrado, un hermoso  mantón español colocado encima lo resguardaba.  El no quería que nadie lo tocara, había sido de tía Celina, su esposa, la única hermana de mi abuela, que murió de parto siendo muy joven.

En ese piano practico Arturo, uno de sus hijos, desde que lo enviaron  a USA en 1960 junto a su hermano, se cerro,  y nunca más se volvió a abrir. No había deseos de escuchar música, teníamos demasiado dolor en la familia, saqueos, presos, fusilados, divisiones, emigraciones.

La historia típica de tantas familias divididas por el comunismo, casas que antes eran alegres, llenas de vida,  se convirtieron en sitios penumbrosos, llenos de arboles que daban  aspecto de abandono para unos, menos para los que conocíamos de la cruel soledad que deja la separación.

Al salir mi mama de la cárcel, en raras ocasiones, quizás en cumpleaños de alguno de nosotros, tocaba el piano,  había una pieza que debía ser interpretada a cuatro manos, un boogie boogie que le gustaba mucho, y me enseno, la tocábamos juntas.  Buscaba la forma de alegrar un poco a tío Hendel  y a mi bisabuela que vivió allí, la mayor parte del tiempo, desde que falleció su hija Celina, se dedico a cuidar de los dos niños al morir su segunda hija.

A principios de los 60 se quedo permanentemente, al expropiarle “La Reforma Urbana”  su casa.

Alguien denuncio al gobierno que ella vivía en Ampliación de Almendares,  en casa de su yerno y esa otra casa en El cano, estaba vacía, y podían dársela a alguien necesitado del pueblo.  Esa era su residencia  honradamente comprada hacía muchos años por ella y su esposo.  Descaradamente se la robaron para  entregarla a unos destructores que la convirtieron en casa de vecindad, creo que hoy en día solo queda el terreno.

sábado, junio 13, 2015

Respuesta a La Cagantina.



 
 
Historias que me hacia mi bisabuela.
La respuesta a La Cagantina.
Engie Alvarez.

En la época en la que Martí estaba exiliado en Zaragoza, España, existía un café en el que se reunían cubanos. Una noche, al llegar a una de las mesas encontraron la siguiente estrofa, con animo de ofender a los isleños.

Estos patriotas cubanos
son animales de cerda
son todos unos marranos
y mas mierda que la mierda.

Logicamente los jóvenes cubanos se enojaron, Martí que alli estaba, les escribió al lado lo siguiente, titulandolo: La cagantina.

ME CAGO EN PRIN Y TOPETE (dos generales españoles famosos)
EN SILVEIRA Y CASTELAR (dos oradores y politicos españoles famosos)
Y EN TODO PENINSULAR
DESDE MADRID A ALBACETE.

ME CAGO EN DOÑA ISABEL
LA REINA PUTA Y CABRONA
Y EN SU MINISTRO CARMONA
Y EN DON JULIO PIMENTEL. (Quien era amante de la reina.)

ME CAGO EN EL GUADALETE
Y EN TODA SU GENTE GUAPA
YO ME CAGO HASTA EN EL PAPA (Que en era español en ese momento)
Y POR CAGARME EN CONJUNTO
ME CAGO HASTA EN EL PUNTO
QUE OCUPA ESPAÑA EN EL MAPA.

ME CAGO EN ROMA Y CARTAGO
EN LAS ESTRELLAS Y EL SOL
Y SI DIOS FUERA ESPAÑOL
!! HASTA EN EL TAMBIÉN ME CAGO.

Conociendo en Cuba lo sucedido en aquel cafe de Zaragoza y sintiendose ofendidos los espanoles, escribieron unas letrillas como contestacion, ofendiendo a los patriotas cubanos y a los tipicos simbolos patrios, no se sabe quien fue el autor.

Me cago en Cespedes y Quesada (hijo de Carlos Manuel de Cespedes)
me cago en la bandurria y el guiro. (instrumentos tipicos cubanos)
y luego me limpio el culo
con la estrella solitaria.

Este suceso y la respuesta me lo conto mi bisabuela Emilia, quien conocio de cerca la historia,
ella nacio en 1884 en "Las Taironas", Pinar del Rio. (donde fue el famoso combate, la hacienda era propiedad de su padre), fue hija de un espanol, Don Jose Perez-Castañeda y Triana, militar y gobernador de Pinar del Rio.

Mi bisabuela repudiaba a los espanoles por los abusos que cometian con los criollos y con los esclavos, nobles sentimientos que heredo de su mama, Doña Celina Gilbart Brousseau, una Sra Belga de muy buen corazon, quien en mas de una ocasion tuvo serios problemas con el esposo por ayudar a los negros y negras embarazadas, que estaban castigados al liberarlos del cepo y llevarle agua y comida.

martes, mayo 19, 2015

Bienvenido seas Elian.




 Lei que quisieras visitar Miami, deseas conocer el lugar a donde tu madre intento traerte para que vivieras libre y en el intento, se ahogo en el mar. Eras un niño cuando te devolvieron a la fuerza, a una jaula de miseria, obligandote a aprender consignas y adoctrinamiento comunista.  Eres el ejemplo de la niñez robada.  Cuando llegues, mira a tu alrededor, escucha la otra parte de la historia, la que no conoces, la que han contado tergiversada. Eres inteligente, pon en una balanza lo que es tu vida en Cuba y lo que aqui puedes llegar a vivir en un mundo libre y moderno. Esta en tus manos ser marioneta de un sistema fracasado o triunfar por tu propio merito. Te extiendo mi mano, bienvenido seas a la libertad.

lunes, mayo 18, 2015

La primera embajada de Estados Unidos en Cuba.




La primera embajada de Estados Unidos en Cuba.

Construida durante la década de los años 20 en el capitalino barrio de El Cerro, hoy día es una edificación en ruinas. Allí viven cuatro familias cubanas, en condiciones infrahumanas.

Por León Padrón Azcuy

LA HABANA, Cuba. – Cuentan varios vecinos octogenarios del capitalino municipio Cerro, que esta popular barriada habanera tuvo el privilegio de contar en sus predios con la primera embajada norteamericana en Cuba. Comentan que dicha misión, construida durante la década de los ’20, estuvo ubicada en la calle Santa Catalina entre Domínguez y San Pablo, a media cuadra de la otrora Zanja Real, que es hoy un vertedero de aguas albañales.

CubaNet llegó a esta antigua instalación, convertida en ruinas, y se encontró con cuatro familias de jóvenes afrodescendientes que desde hace ya varios años viven allí en condiciones de extrema peligrosidad y pobreza.

En el lugar ahora conviven las madres con los niños, entre viejas columnas y paredes que amenazan con desplomarse. “En mi caso, yo vivía antes con mis padres, más cuatro hermanos, en un cuartico destartalado, en un solar de aquí del Cerro, pero quedé embarazada y no podía darle más dolores de cabeza a mis viejos. Entonces mi esposo y yo, con mucho sacrificio, construimos en este lugar”, afirmó una de las tres madres entrevistadas, que no quisieron decir sus nombres.

Otra de las asiladas en la antigua sede estadounidense nos comentó: “Aquí vino una vez alguien del Departamento de Planificación Física. Según nos dijeron anteriormente, ellos tienen que revisar los controles de asentamientos, a fin de perfeccionar la calidad del proceso de atención a la población. Pero solo nos hizo unas breves preguntas, y enseguida se fue. Nadie se ha ocupado de nosotros, ni no han brindado esperanza para sacarnos de aquí”.

Finalmente, la más joven de las tres, expresó: “Ojalá que en estos momentos, que ya somos amiguitos de los americanos, Obama se acuerde que nosotros estamos sobreviviendo entre estas ruinas, y necesitamos su ayuda… podría ser hasta de una visa.”

Estas familias viven sin esperanzas de mejoría, víctimas del desamparo gubernamental, y de la propaganda demagógica del régimen. El aumento de sectores marginales dentro los 19 municipios de la ciudad habanera es un hecho comprobable en cualquier dirección que nos movamos. El barrio del Cerro destaca de manera impresionante por el gran deterioro habitacional.
Tres de las madres que viven en el lugar (foto del autor)

El Cerro, en su esplendor

El actual municipio del Cerro surgió en la época colonial como un barrio extramuros de la capital de Cuba, San Cristóbal de La Habana. Fue el lugar preferido por la clase noble y acaudalada para levantar sus mansiones y quintas de recreo, debido a las maravillas del paisaje y al frescor del ambiente natural.

Con el paso del tiempo esta situación cambió de manera radical. Paulatinamente el Cerro se convirtió en el barrio de la gente humilde y trabajadora. A partir del siglo XX fue una de las principales zonas industriales de todo el país, y donde prosperaban de cuadra en cuadra una gran variedad de comercios. Abundaban los buenos cines, las escuelas (tanto públicas como privadas). El Cerro contó con famosos acueductos, y con la comparsa El Alacrán. Sus habitantes participaron en la construcción del Gran Estadio de Pelota, y de tres hospitales tan importantes como La Quinta Covadonga, el Centro Benéfico Jurídico para los Trabajadores de Cuba, y las Católicas Cubanas. Sin embargo, con el triunfo de Fidel Castro en el 1959, ahora el Cerro da la impresión de haber sido destruido como la ciudad de Berlín, tras el bombardeo indiscriminado de la aviación soviética y la artillería, durante la guerra contra Alemania.

Sin solución a la vista

Una simple mirada, a cualquiera de las barriadas capitalinas, bastaría para captar las pésimas condiciones constructivas de cada hogar en Cuba. Muchas, no aptas para soportar adecuadamente un temporal de lluvias. Este escenario, donde se acentúan aún más los problemas que sufre la población, lo padecemos todos los cubanos.

Así andan las cosas por este país, cuyo gobierno desde su llegada al poder asumió el costo de la totalidad de los servicios públicos, pero que a la larga y a la corta siempre ha demostrado ser incapaz de sacar de las penurias al pueblo cubano.





 

sábado, abril 11, 2015

ALGO INCREÍBLE!!!!... SOLO EN CUBA!



Lo que pasa en Cuba pasa en pocos países. Como cosa curiosa hemos sabido de esta noticia que a parte de curiosa es graciosa.
Un conductor de grua iba por la calle con su respectivo cargamento que no era mas que un carro de los años 50 (Almendrón) Transformado en una especie de submarino y de color negro.
Un policía de servicio que lo vio al instante se alarmó y sin pensánserlo dos veces paró al conductor pensando que el supuesto submarino era una embarcación para abandonar el país.
El conductor estupefacto y asustado dijo que solo estaba trabajando y cumpliendo con su deber, que era transportar aquel artefacto. Con tantos curiosos mirando esto no dejó de ser mas que una obra de teatro y un malentendido ya que después de confirmar que el carro era solo la obra de un artista el policía dejó ir al asustado chofer que estuvo detenido por casi media hora frente a la estación de policía de la calle dragones en la Habana Vieja.
 


 
 

lunes, abril 06, 2015

Los dias del Mariel.


Acto de repudio.



Los dias del Mariel.
Por:Engie ALvarez.

El dia 2 de abril de 1980, llega a mi casa un amigo muy alterado, contandome que un grupo de personas entro con un autobus la Embajada de Peru, derrivando la cerca y que pidieron asilo politico, hubo disparos y un custodio murio en el incidente.

Ahi empezo el calvario de miles de personas.

Mi casa quedaba relativamente cerca de la Embajada, a unas ocho cuadras y a dos, el mando central de la DAAFAR, zona militar, no hubo, por muy raro que parezca, movimiento de policias, pero en el periodico Granma, Castro anuncio la retirada de los custodios de la mision diplomatica peruana, dejandola indefensa. Entonces pezaron las peregrinaciones de personas que querian entrar a la Embajada del Peru, mientras se hacian intentos de penetrar en las de Venezuela, Mexico, Ecuador y todas las que tuvieran asilo politico, creyendo que estaban amparados bajo los derechos humanos, que no siempre son respetados en dichos paises.

Manadas de personas caminaban por la calle, unos pedian agua, otros pan, diciendo que se iban a colar en la Embajada, que venian de otras provincias, traian, niños, ancianos, familias enteras, hasta perros.

Ante tal avalancha de personas comenzaron a dar ordenes en los CDR que se hicieran cordones humanos para no dejar pasar a las personas que caminaban rumbo a Quinta avenida atravesando el Monte Barreto, organizaron actos de repudio y reunieron personas para la llamada ''marcha del pueblo combatiente''.  Con la orden que se convirtio en consigna ''Ahora entrará en acción el pueblo'', se intentaba dar una imagen de unidad politica y rechazo a los cubanos que querian abandonar el pais.

La primera "marcha" o acto de repudio multitudinario, se realizo el 19 de abril, a lo largo de la Quinta Avenida, de Miramar, coincidia la fecha con los festejos de la conmemoracion de su victoria de Bahia de Cochinos, 19 años antes.  Miles de personas, salieron desde sus centros de trabajo, estudio y comites de defensa de la revolucion, hasta el punto de comienzo de la marcha, en el Malecon habanero, que por cierto tenia cerrado desde dias antes el acceso al publico y fue abierta para la manifestacion que duro hasta la noche.

Se extrenaron las consignas ofensivas que duraron durante todo el proceso del Mariel y mucho tiempo despues. Gritaban a todo pulmon: ''Que se vaya la escoria''. "Pin pon fuera abajo la gusarena", "Cubano lechuza te cambiaste por un pitusa" y la parodia cantada, "No los queremos mas, vayanse pal carajo y no jodan mas". Todas las consignas eran reforzadas por sucias malas palabras y ofensas de todo indole.

El gobierno habia rodeado la embajada con un cordon policial triple, cuentan las personas que estaban dentro  de la sede, que la griteria resonaba ensordecedoramente en el interior del edificio y cuando alguien se asomaba o se subia al techo para ver pasar manifestacion, todos los gritos eran dirigidos hacia esa persona con todo tipo de malas palabras.

La marcha fue muy bien preparada con banderas, carteles, una organizacion que se notaba era hecha por militares, tambien habia un cierto ambiente de paseo, la gente fue "gustosa", porque estaban como en una pachanga, no trabajaron, les pagaron el dia, ademas el gobierno creo diplomas para cada uno de los asistentes, que luego se los entregaban en los CDR cuadra por cuadra, con un acto de agradecimiento especial.

Vino la segunda marcha que realmente fue la celebracion  del 1ro. de Mayo, Dia del Trabajo, pero con mucha mas gente y mayor movilizacion militar. Una marea humana se reunio en la Plaza para escuchar el discurso de Castro, donde hablo por primera vez sobre las 10 mil personas que habian entrado a la Embajada. Haciendo una mala propaganda sobre los que querian irse del pais, afirmo que eran la escoria, los delincuentes, homosexuales, prostitutas, ladrones, desclasados o antisociales.  TAmbien descaradamente dijo que a ninguno se la habia dado golpes, que a nadie se le habia tocado un pelo.  Ciertamente un pelo no, el cuerpo completo porque los golpes fueron muy duros, hasta muertos hubo.

La tercera marcha fue el 17 de mayo delante de la Seccion de Intereses de USA, decidieron que contaria con la participacion de intelectuales extranjeros que volaron expresamente a La Habana, demostrandole a ellos y recordandole a los cubanos, que los que se iban de Cuba estaban abandonando el ''paraiso'', el "primer pais libre de America".

Entre el tiempo de una marcha a otra, en todas las cuadras se hacian actos de repudio no solo a los que decidian irse del pais, si no a aquellas personas que ya tenian antecedentes de ser contrarevolucionarios, expresos politicos o religiosos como los testigos de Jehova.

Se hacian cordones humanos en todas las esquinas y para entrar o salir tenias que mostrar el Carnet de Identidad, era esa la prueba de que no te ibas porque todo aquel que habia presentado para salir del pais, le quitaban dicho documento.

Aquello era la fiesta del pueblo, todas las tardes frente a mi casa se amontonaban a gritarnos todas las malas palabras que pueden existir, tirar huevos, romper macetas, patear la puerta, desbaratar las matas. Yo subia al segundo piso y desde ahi, veia quienes estaban gritando, al frente estaban los mas comunistas, muchos eran unos negros que jamas usaban camisa, de una casa que habia en la esquina que le decian el Castillito, fue la mansion de una inglesa, la cual expropiaron y entraron a vivir alli 28 familias, rompiendolo todo, no pidia faltar la presidenta del Comite de mi cuadra: Luisa Diaz, Pedro el marido y su hija Maria del Pilar ( hoy en dia aqui en Miami).

De repente mi mama abrio la puerta y salio al portal, vi como se retiraron hacia atras unas cuantas personas y otros se ocultaron tras unos arboles, para que no le vieran la cara, gente de dos caras, antes habian sido Batistianos como Graciela y Gracielita Fuentes, Ana Betancourt, la abuela de la Alina, la mujer del famoso pianista Frank Fernandez, quien tambien nos dio acto de repudio.  La familia Casanas, a los que mi abuela les habia hecho muchos favores, los Gestoso, la madre habia sido lavandera de mi casa por muchos anios y las ninas jugaban conmigo, mucha ropa que me quedo chica, al crecer, mi abuela les regalo, junto con juguetes.  Los Fulleda, Jose Fulleda, capitan del MININT, vivian al doblar, eran hijos de uno de los guardapespalda de Raul Castro por cierto, hoy en dia esta aqui cobrando cheques de ayuda del gobierno.

Por la avenida 19, pasaban las guaguas rumbo al Mariel, se aposentaban en las esquinas junto a los semaforos con piedras, latas de orine, palos para cuando parara el vehiculo respetando la senal de trafico, agredir los que estaban dentro, a drede, les habian roto las ventanas.

Fueron dias muy dificiles, no se podia salir a la calle, no podias ir a comprar pan, no habia que comer, cercaban las casas, no dejaban salir a los familiares de los que se habian ido ya.

Y aun hay personas que dicen, que hay que perdonar, seguramente es porque ellos o sus familiares eran los cobardes que nos daban los actos de repudio y los golpes.  Alguien se molesto porque les dije que eran "cobardes", ciertamente no eran cobardes, eran guapetones de barrios abusando del indefenso.


Acto de repudio cuando el Mariel.
 
 

jueves, marzo 26, 2015

Origen de la frase: Chifló el mono,




¿Dónde y cuándo en Cuba surgió tan socorrida frase, la cual ha trascendido generaciones?

Según la leyenda durante los primeros años del siglo XX, la familia Betharte, propietaria del central Macagua, municipio de Santo Domingo, provincia de Santa Clara, tenía un jardín japonés y en él una jaula con forma de pagoda donde vivía una pareja de monos gibones, llamados Simón y Simona.
Una madrugada de invierno, y con el azote de vientos fuertes, se escucharon chillidos constantes y agudos provenientes del lugar donde vivían los primates.
 
Al día siguiente los vecinos del batey aseguraban que el frío había sido tanto que hasta los monos de Macagua habían chiflado durante toda la noche.
 
Al parecer tales aullidos penetrantes al ser escuchados en el silencio de una noche campestre por los residentes del batey, fueron confundidos con chiflidos.
 
Lo cierto es que cuando hace mucho frio los cubanos desde hace mucho tiempo decimos que:
“Chifló el mono”.
 
Fuente : Cjaronu.